Cómo mantener la calma en el trabajo

15/12/2016

 

Y es que, no se puede convivir ni rendir bien en un ambiente de trabajo irritable, iracundo y colérico. 


Es fundamental aprender a superar esos momentos tensos del trabajo, ya sea porque tu jefe te regañe sin tener la razón, creas que trabajas más que tus compañeros o te han pedido una entrega de última hora, justo cuando quedan 20 minutos para salir de la oficina. Gestionar la ira y el enfado es fundamental. Respira, cuenta hasta diez y lee estos consejos: 

 

1.-Mantén tu escritorio ordenado 

Parece una tontería, pero el desorden representa caos y descontrol y no ayudará a mantenernos tranquilos cuando la situación lo requiera. Por eso es tan importante que mantengas tu lugar de trabajo bien ordenado, sin papeles desperdigados por el escritorio, alimentos a medio comer o cualquier tipo de objeto sobre la mesa y mal colocado. Para mantenerla limpio, dedica cinco minutos a tu llegada y salida del trabajo a organizar la mesa. 

 

2.- Piensa en soluciones antes de entrar en pánico 

Puede que un problemón se haya presentado a tu despacho. Horror. Tragedia. Caos. Sin embargo, los problemas nunca se van por su propio bien, sino que hay que tratar solucionarlos. Si actuamos con serenidad y calma, siempre será más fácil encontrar el remedio. En casi todos los casos, el problema no se ha creado sólo, sino que es consecuencia de un error (grave o no) de alguno de los trabajadores. Si se trata de algún compañero, intenta no perder el control y echarle la bronca del siglo. Dos mentes pensantes son mucho más eficientes que una, así que sentaos los dos a buscar soluciones antes de reñir.

 

3.- Socialízate 

En muchas ocasiones pasamos el mismo tiempo (o más) en el trabajo que en casa. Está bien que tengas el objetivo de dejarte los cuernos por tu oficio, pero no hace falta que sacrifiques todo por él. Date alguna tregua y sal con tus compañeros a tomar un café – o una copa- después del trabajo. Charlad de vuestras aficiones o temas favoritos (no de trabajo, por favor) y comienza a cultivar nuevas amistades.

 

4.- No decidas nada en caliente 

Lo ideal es dejar reposar la idea, enfriarla, antes de tomar ninguna decisión. Respira profundo, date una vuelta a la manzana, embriágate de aire fresco, etcétera, pero bajo ninguna circunstancia, cometas un acto del que después puedas arrepentirte.

 

5.-Duerme bien 

Si no duermes lo suficiente, al día siguiente estarás cansado, con sueño… y malhumorado. Sí, irritable como un niño pequeño que no ha dormido suficientes horas. El sueño es uno de los mayores enemigos de la calme, así que otorga a tu mente y tu cuerpo el descanso que merece.

 

Fuente: http://forbes.es/

Please reload

Otros post:
Please reload

  • Facebook Long Shadow
  • Google+ Social Icon
  • Twitter Long Shadow
  • LinkedIn Social Icon