El efecto halo de una entrevista de trabajo

06/10/2016

 

Son muchos los posibles errores que puede cometer un reclutador en la entrevista: poca preparación, no ofrecer información suficiente, prejuicios, no favorecer un ambiente de confianza que facilite una comunicación abierta, falta de honestidad, hacer una entrevista muy rápida o muy lenta, perder el control de la entrevista, hablar demasiado, poca objetividad, no extraer la información relevante, etc.

 

Hoy te hablaremos de uno de estos errores y cómo hacer que juegue en tu favor:

 

Concepto: consiste en realizar una generalización positiva a partir de una sola característica o cualidad positiva de un objeto o persona, es decir, realizamos un juicio previo a partir del cual, generalizamos el resto de características. Se tiende además a obviar o minimizar las características negativas.

 

¿Por qué ocurre?

 

  • Nuestra mente construye la información basándose en asociaciones y comparaciones.

  • La parte emocional del cerebro influye mucho más de lo que pensamos en la toma de decisiones. Los aspectos emocionales derivados de la experiencia de situaciones similares (propias o de otros) y aquellos aspectos asociados a las consecuencias o al contexto en el que se da la decisión desempeñan un papel importante. Las emociones guían la toma de decisiones, simplificando y acelerando el proceso, reduciendo la complejidad de la decisión y disminuyendo el posible conflicto entre opciones parecidas.

  • Necesidad evolutiva de nuestro cerebro para emitir juicios rápidos ante ciertos estímulos, problemas o situaciones, que debido a la incapacidad de procesar toda la información disponible se filtra de forma selectiva o subjetiva. Es cierto que ello nos puede conducir a errores, pero en determinadas situaciones conducen a acciones más eficaces o permiten adoptar decisiones más rápidas cuando la inmediatez es el mayor valor.

 

 ¿Pero cómo aplico el efecto halo para enamorar en la entrevista de trabajo?

 

Te damos 8 herramientas claves, usa las que más cómodas te resulten o combínalas.

 

1. Antes de la entrevista

 

  • Un CV estéticamente atractivo y una redacción bien trabajada predispondrá positivamente al entrevistador.

  • Entrevista telefónica. Transmitir seriedad, calma y profesionalidad es muy importante en los primeros contactos. Solo hay una oportunidad para una primera impresión.

  • Puntualidad.

 

2. Atractivo físico 

 

No todos podemos resultar atractivos a todo el mundo, pero puedes cuidar ciertos detalles para conseguir un efecto similar.

Aseo y cuidado personal: una imagen personal impecable contribuye a generar un prejuicio positivo. Procura ir con el pelo arreglado, peinado y sin caspa; gafas limpias; barba cuidada; maquillaje justo; perfume pero no en exceso; procura no oler a tabaco; ropa planchada, limpia y acorde al puesto de trabajo.

 

3. La sonrisa 

 

Me refiero a la sonrisa honesta y sincera, que es la que debes usar si quieres sacar beneficios de tu sonrisa. Una sonrisa falsa es sencilla de descubrir y causa una malísima impresión.

 

La sonrisa crea una reacción positiva en los demás, como animales que somos, una de las primeras cosas que aprendemos para nuestra supervivencia es que debemos mostrar a los otros miembros de nuestra especie que no somos una amenaza y que queremos ser aceptados.

  

La sonrisa genera una actitud positiva en la otra persona, demuestra confianza, felicidad o simpatía. Las personas que sonríen, que manifiestan su felicidad y son simpáticos, se les considera más atractivos. Además, diversos estudios demuestran que, en la mayoría de los encuentros entre dos personas, si sonreímos, generalmente, la otra persona devolverá la sonrisa, es decir, tiene una causa-efecto.

 

4. Actitudes y valores que generan confianza en una entrevista de trabajo

 

Coherencia: tu imagen, tu experiencia, tus objetivos, lo que dices de ti mismo y cómo lo dices deben transmitir un mensaje coherente y único.

 

Te pongo unos ejemplos. No puedes decir de ti mismo que eres una persona organizada si tienes dificultades para encontrar y entregar al reclutador la última versión actualizada de tu CV durante la entrevista. No digas que eres respetuoso con el tiempo ajeno si has llegado 15 minutos más tarde.

 

Sinceridad: no tengas miedo de hablar de tus puntos débiles, eso sí, llévalo preparado. Nunca improvises cuando hables de puntos débiles, etc.

  

Busca el lado positivo de las cosas: a las personas no nos gusta que nos hablen de problemas y menos aún alguien de fuera de nuestro círculo de confianza. Nos gusta la gente optimista porque esa energía se transmite y nos hace sentir mejor. Intenta dar una lectura positiva de cualquier situación negativa que aparezca durante la entrevista de trabajo. Asociamos alegría y felicidad con autoestima, seguridad y éxito.

  

Agradecimiento: Al finalizar la entrevista puedes agradecer la oportunidad de realizar la entrevista o agradecer el trato amable y profesional que has recibido (a mí personalmente me gusta más lo segundo).

 

5. Identificación con el candidato

 

Otro error relacionado con el efecto halo es dejarse influir por el sentimiento de afinidad con el candidato.

 

A todos nos pasa, nos gusta o nos sentimos cómodos con aquellas personas con lo que nos identificamos. 

 

Para lograr  buscar esa afinidad con el seleccionador puedes informarte sobre él con anterioridad, seguramente tenga perfil en LinkedIn, quizás descubres que habéis estudiado en la misma universidad, sois de la misma ciudad o tenéis algún contacto en común.

 

6. Lenguaje no verbal

 

Lenguaje corporal:

 

  • Siéntate en una postura cómoda y ligeramente inclinada hacia adelante para mostrar interés por la conversación del entrevistador.

  • Toma una postura abierta. Evita cruzar brazos o piernas, así transmitirás sinceridad, confianza y seguridad.

  • Evita las manos en los bolsillos: se interpreta como señal de incomodidad, inseguridad, nervios o que no nos interesa participar en la conversación.

 

Tono de voz: no hables rápido. Hablar rápido puede ser signo de locuacidad, pero también signo de precipitación y nerviosismo. Usa un tono de voz pausado y claro.

 

Mirar a los ojos: mirar a los ojos mientras hablamos dará credibilidad a nuestras palabras y hacerlo en el turno de la otra persona denota interés. Mira a los ojos con normalidad, una mirada demasiado fija y penetrante intimida.

 

Escucha activa: asiente con la cabeza o con la voz para mostrar al reclutador que estás escuchando atentamente.  El reclutador se sentirá escuchado, toda persona que se siente escuchada se siente valorada y apreciada. 

 

7. Referencias-recomendaciones-reputación

 

La forma de tener buena reputación es haciendo un buen trabajo y que haya personas dispuestas a corroborarlo. A mejor reputación, más fácil resultará que otros se fíen de ti.

 

Las referencias tienen un gran impacto en el reclutador, ya que los testimonios de otros profesionales te avalan minimizando el riesgo de la toma de decisión.

 

  • Cartas de recomendación: siempre recomiendo que al dejar una empresa se haga de forma cordial y que en la medida de lo posible se consiga una carta de recomendación.

  • Recomendación directa de un contacto de dentro de la empresa.

  • Blog profesional: el blog es otra buena forma de demostrar quién eres y qué valor puedes aportar. Actualmente tener un blog profesional marca la diferencia entre los profesionales y en breve será una herramienta imprescindible en la búsqueda de empleo.

 

 8. La PNL o Programación Neurolingüística para entrevistas de Trabajo

 

Definición (según capilatemocional.com): La PNL (Programación Neurolingüística) constituye un modelo, formal y dinámico de cómo funciona la mente y la percepción humana, cómo procesa la información y la experiencia y las diversas implicaciones que esto tiene para el éxito personal. Con base en este conocimiento es posible identificar las estrategias internas que utilizan las personas de éxito, aprenderlas y enseñarlas a otros (modelar); para facilitar un cambio evolutivo y positivo.

 

La PNL nos ensaña 2 técnicas avanzadas y que requieren práctica:

 

  • Método Rapport. Consiste en una calibración de nuestro lenguaje verbal y no verbal, asemejándolo al de nuestro interlocutor.

  • Modelos de comunicación. Conocer el tipo de comunicación dominante en nuestro interlocutor nos permitirá modelar nuestro diálogo para que nuestro mensaje sea mejor entendido y acogido.

 

Concluyendo: todas las habilidades, el "seducir" o "caer bien",  se pueden entrenar. Si te propones caer bien al entrevistador, generas un buen halo en las primeras fases del proceso (CV, primer contacto, entrevista telefónica) y logras mantenerlo hasta el final del proceso de selección, conseguirás que tus puntos débiles se minimicen y pierdan peso en la toma de decisiones.

 

Y, recuerda que con www.proempleoingenieros.es puedes poner en práctica todos estos consejos, porque tu profesión es nuestra pasión.

 

Fuente: www.infojobs.net

Please reload

Otros post:
Please reload

  • Facebook Long Shadow
  • Google+ Social Icon
  • Twitter Long Shadow
  • LinkedIn Social Icon